“Las escuelas nos aman, bueno casi todas”. En esta, el salón parece más bien un matadero, pero han transformado a los niños pesadilla en niños genio. “Orfanato Lachina” de Tamar Cohen, publicado por Alfaguara es “un lugar para niños incomprendidos”.

A Lenny le advirtieron sus papás que o mandarían a la China -por sus tantas travesuras- ¡y se lo cumplieron!

Inspirada en una pesadilla que tuvo uno de sus hijos, Tamar Cohen, escribió esta historia luego de ser reconocida con el Premio Gran Angular México, por su libro “El Año Terrible”. Su hijo les había contado que soñó que lo abandonaban en un orfanato al inicio del verano.

“Esta historia es un universo ideal para los niños. Pienso que todos los niños tienen una parte de niños incomprendidos porque es parte de la naturaleza. Tienen deseos de hacer cosas prohibidas. Yo siempre fui demasiado bien portada y creo que con el libro descargué todas las travesuras que no hice”, Tamar.

Lo más travieso que hizo Tamar fue falsificar la firma de sus papás para unos permisos de la escuela y pintar pingüinos en los cuadernos de sus amigos.

Este libro es para pasar buen rato. “La literatura es para divertir no para educar”, nos dijo Tamar.

Las cosas favoritas de Tamar, que por cierto su nombre significa “dátil”, en hebreo:

Golosina: Chocolate y los mangos.

Juego de mesa: Ruumy y turista.

Momento fabuloso: Cuando recibí la llamada para decirme que me había ganado el premio por mi libro “El Año Terrible”.

Lugar de descanso: Valle de Bravo, en México.

Lugar de inspiración: Mi casa.

Música favorita: Damien Rice.

País favorito: México.

No viajas sin: Un libro.

Mascota: “Mía” siempre está conmigo, es una labrador.

¿Qué opinas de tu libro?: Me divertí mucho al volver a leerlo.  Recuerdo cómo investigaba la información verídica por ejemplo: la novela tiene un lenguaje futbolístico cuando el director habla como director técnico.