Todos queremos saber de dónde venimos y en lo que coincidimos es que:  de una hermosa mujer, quien además, en la mayoría de los casos… ¡eligió el nombre que usamos!

Les preguntamos a algunas mamás (en otros casos respondieron los papás o los mismos hijos) cómo eligieron el nombre de sus hijos. ¿Tú, ya sabes la historia del tuyo?

Que te diviertas…

©Maldonado Publishing House.

©Maldonado Publishing House.

Cirze

Mi mamá estaba leyendo “La Odisea” cuando estaba embarazada y se detuvo en el nombre de “Circe”, uno de los personajes. Le gustó mucho, pero sentía que estaba muy simple la escritura por lo que cambió la segunda letra “c” por “z” , de ahí mi nombre: Cirze.

Braulio

A mí no me gustaban los diminutivos, así que no quería que fuera Lalilo, Fer, Carlitos, etcétera. Me di a la tarea de buscar uno que no fuera usado en diminutivo.

Una opción era Braulio, que tenía el plus de ser el nombre de su bisabuelo, y la otra Fabrizio, pero en ese entonces estaba de moda un personaje “Fabiruchis” y me dio miedo ponerle así.

Total que se llama: “Braulio”.

En mi casa le digo: “chikis”, “crío”, Braulio y en casa de su papá es: “chiquitín” o “príncipe”. ¡¡¡Re-con-tra-plup!!

Lydia, Regina y Rodrigo

Después de leer varias opciones en un libro de nombres para bebés que francamente no me ayudó en nada y que estaban medio sacados de la manga los significados de los nombres; seguí pensando en que solo quería elegir un nombre para que no batallaran mis hijos. Y que además, todo el mundo los pudiera escribir sin dificultad. Sin tener que deletrear, como ocurre con el mío -“Lydia”- que tengo que especificar, que la primera es con “y”.

También, quería que tuvieran algo bonito, regio y con un significado que los empodere y así decidí llamarles: “Regina” del latín que quiere decir reina y “Rodrigo” de origen germánico, que quiere decir precisamente “poderoso y célebre por su gloria”.

Por cierto, el mío se escribe con “y”, porque mi abuela nació en Fort Worth, Texas y en Estados Unidos, ”Lydia” es más común con “y”, así que mi abuela era Lydia, mi mamá también y yo vendría siendo Lydia III. 😜

Misael

El nombre de mi hijo Misael lo elegí cuando leí por primera vez el libro de Daniel en la Biblia. Yo tenía 13 años y desde entonces quedé enamorada de ese nombre. Lo subrayé todas las veces que lo vi; claro que a mi pastor de a iglesia como que no le pareció que rayara el libro sagrado. ¡Me encanta el nombre de mi bebé!

Santiago

Es difícil de explicar como elegí el nombre de mi hijo. Al estar embarazada, soñé con mi bebé y al despertar le dije a mi marido: “el bebé se llama Santiago”. Me preguntó por qué, y le contesté creo que él me lo dijo.

Víctor Daniel, Laura Elena y Nelli Miranda

Para mi fue muy fácil elegir los nombres. Mi esposo se llama Daniel, el significado bíblico me encanta y como somos de familia de las que llevan dos nombres, para combinar le puse: “Víctor Daniel”, Víctor como su abuelo. A mis hijas: a mi mamá siempre le gustó “Laura Elena”, y como mi suegra se llama Elena, quedó perfecto. Y a “Nelli”, que significa “verdad” en Náhuatl lo combiné con “Miranda”, que me gustó cómo sonaba y significa “digna de ser admirada”.

Rodrigo

No decidíamos entre Rodrigo o Héctor, luego de leer y proponer tantos nombres. A mi esposo le pedí que si -por su trabajo de periodista- podía entrevistar algún día a mi admirada: Anna Geddes o a Miguel Bosé. Y se nos hizo que entrevistara a la fotógrafa Anna Geddes a quien le comentó que yo era su súper fan y que estaba embarazada. Ella le pidió el nombre del bebé para que nos firmara su libro, pero no lo habíamos decidido. Así que luego de entrevistarla, se nos ocurrió si le pedíamos a ella -por email- que eligiera entre esos dos nombres. Y sí nos respondió que le gustaba: “Rodrigo”.

Sebastián

A nosotros nos encantó llamarle “Sebastián”, además es un bebé muy observador y activo, muuuy activo. Le gusta ser “el centro de atención”, y es muy curioso. No para de investigar todo aquello que le llame la atención.😍 Su nombre viene del latín: Sebastianus,”digno de respeto”, también inspiración y vocación artística para una personalidad muy activa. En inglés es: Sebastian o Bastian. Le queda a la perfección a nuestro bebito.

Farid y Yusef

Nos gustó ese nombre por dos razones: una porque se escuchaba bien con su apellido y la segunda razón es porque pensaba que su significado era Alfredo en árabe. Luego supe que el significado de Farid es: “el hijo único” y a “Yusef” le pusimos así porque significa José, también árabe. 👳

Ariadne Beatriz

A Ari su papá fue quien quiso ponerle así y siendo franca me gusta ese nombre. También se llama Beatriz como yo.

Leonardo, Giovanni y Luca

El nombre de mi primer hijo “Leonardo”, lo escogimos porque me encantaba y a mi esposo y a mí se nos hizo un nombre con mucha personalidad y original, significa: “fuerte como un león”.

A Giovanni le escogió el nombre su hermano Leonardo, con ayuda nuestra y nos encantó también que significa: ”lleno de la gracia de Dios”, y Luca fue por gusto de sus hermanos. Al principio no me convencía, pero el significado también es hermoso: “el que resplandece”. Así los nombres de mis tres amores. ❤️💚💛

Milton

Simplemente, me gustó. Escribimos en papelitos los nombres que nos gustaban.

1. Milton

2. Emiliano

3. Juan Pablo

4. José Enrique

5. Ayrton

Era 6 de enero y debía tener el nombre (porque mi hijo había nacido el 17 de octubre) y como no decidíamos. Los escribimos en un papelito y él con 3 meses de edad tomó el papel. Se llama Milton y ¡me encanta! También se llama: Enrique, como su abuelo y como su tío.

Emilio

Yo quería que se llamara Patricio, para celebrar San Patricio y beber cerveza en la celebración. Pero nunca convencí a mi esposo.

Emilio me gustaba muchísimo, desde la preparatoria, donde un chico que me gustaba se llamaba así. Entonces mi esposo tampoco quería. Hasta que un día me dijo que si le poníamos “Emiliano” y yo le dije que no me gustaba nada, y que estaba de moda y había ya muchos. “¡Mejor Emilio!”. Y yo creo que se le olvidó lo del fulanito que me gustaba y aceptó.

Me fascina su nombre, no pude elegir otro mejor. (Por supuesto que no me acuerdo para nada del amigo de la prepa).

Diego Alfonso y Camila Militza

A mi primer hijo le queríamos nombra Daniel, pero así se llamaba un sobrino que se volvió angelito, así que nos quedamos con “Diego Alfonso”, el segundo nombre, porque así se llama mi esposo. Lo gracioso es, que a mi marido le dicen: Ponchito y a mi hijo Poncho.

A mi hija fue más fácil. Su papá siempre nombró “Camila” a las cosas que le gustaban (su carro, una lista de música, un USB…). Así que se llama “Camila Militza”, Militza, como yo.

Cuéntanos aquí la historia de cómo eligieron tu nombre ¡y la publicaremos!