Sergio Vargas Escoruela tiene 11 años y un gran talento para interpretar las obras de Mozart. A los 6 años le pidió a Santa Claus un teclado, una batería y una guitarra. Se portaba muy bien, porque se lo concedió.

Sergio dedicaba más tiempo a tocar el teclado así que le pidió a su mamá que lo llevara a clases de piano. No le gustaron donde las tomó al principio: “Hasta que llegué con la pianista Mariana Chabukiani a los 7 años, en Torreón, Coahuila donde nació, y ahí sí me gustó”. Sus papás siempre lo apoyan en alcanzar sus sueños y lo han dejado elegir.

Cortesía: INBA.

Cortesía: INBA.

“Me gusta tocar todo. Este fin de semana voy a tocar en Bellas Artes, el concierto número 8 de Wolfgang Amadeus Mozart en do mayor K.246, el cual tiene 3 movimientos: el primer movimiento es Allegro y se toca rápido aunque no tanto porque Mozart es de la época clásica, El segundo es Andante, y el tercero es Rondó, significa que el tema se repite más de tres veces. El concierto también se llama concierto Lützow, porque Mozart se lo dedicó a una condesa. Yo se lo dedicaré al público”.

Cortesía: INBA.

Cortesía: INBA.

Cuando platicamos con Sergio vía Skype, antes de que llegaran a su casa sus amigos del colegio para hacer una tarea de teatro, nos dijo que ha logrado tocar en Bellas Artes practicando y teniendo suerte.

“Se debe practicar mucho y tocar bien, y tener suerte para encontrarte en los concursos con las personas indicadas. Yo nunca  imaginé que iba a tocar en Bellas Artes. Es un honor. Estoy agradecido con el director de la Orquesta Sinfónica Nacional, Carlos Miguel Prieto“.

“Cuando mi maestra Mariana Chabukiani me dice que lo he hecho excelente, es como si hubiera ganado en las Olimpiadas”.

Sergio ya había tocado en el Palacio de Bellas Artes en el espectáculo “¿Conoces a Wolfi?” también con la Orquesta Sinfónica Nacional y el actor Mario Iván Martínez, a finales del 2016.

Mario Iván Martínez / Facebook.

Mario Iván Martínez / Facebook.

¡Casi no juega con videojuegos!

A Sergio no le había hecho antes un chismógrafo, así que nos respondió las siguientes preguntas curiosas:

Videojuego: casi no juego videojuegos

Golosina: casi no me gustan los dulces, pero me gusta el chocolate

Libro: estaba leyendo uno de “Percy Jackson”, pero no lo terminé

Música: la ópera y la música clásica

Vacaciones: cuando fui a Valencia, Granada, Córdoba, Madrid y Sevilla

Momento favorito: cuando toco el piano y cuando me meto a bañar

Lugar favorito en la Ciudad de México: me gustan Bellas Artes, el Palacio Nacional, el Zócalo y la Alameda

Consejo:

“No tengas miedo porque de que se puede, se puede. Y que si hay obstáculos, sí hay pero hay que brincarlos. Nunca hay que rendirse”.

Cortesía: INBA.

Cortesía: INBA.

En abril se presentará en la Sala Nezahualcóyotl y en junio, al lado del pianista Alberto Cruzprieto, regresará al Palacio de Bellas Artes para interpretar Mamá Ocade Ravel.

La Orquesta Sinfónica Nacional que tendrá como director huésped a Pablo González y como solista invitado al pianista Sergio Vargas presenta el quinto programa de la primera temporada 2017, este viernes y el domingo, en el Palacio de Bellas Artes.

“Estar con Sergio Vargas Escoruela nos hace recordar por qué nos gusta la música”, director español Pablo González.

La OSN también interpretará la Sinfonía núm. 8 en sol mayor op. 88 de Antonín Dvořák y la Sinfonía en re mayor de Antonio Sarrier.

Cortesía: INBA.

Cortesía: INBA.

Pablo González, director titular de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya, mencionó que está será la segunda ocasión que dirigirá como huésped a la OSN. Dijo también estar muy contento de haber conocido a Sergio Vargas Escoruela, el niño más joven con el que ha trabajado, “es mi récord”, anteriormente ha trabajado con niños de 14 años.

 “Sergio posee naturalidad, tranquilidad y alegría, cualidades que muchos músicos no tienen y al enfrentarse a una orquesta les supone un shock muy grande. Ese es un camino que Sergio ya tiene hecho, Toca con elegancia y naturalidad, no está intentando demostrar nada, me maravilla eso, no siente presión de mostrar algo, es feliz cuando está tocando el piano, y eso es lo que debemos hacer, comunicar al público la alegría de poder compartir música como este concierto de Mozart (Concierto para piano núm. 8 en do mayor K. 246)”.

Viernes 24 de marzo a las 20 horas y domingo 26 de marzo a las 12:15 horas.

Mira el concierto del domingo ¡en vivo! aquí.

Boletos en Ticketmaster y en la taquilla de el Palacio.