No todos los días, más bien es inimaginable poder pasar un domingo con una bailarina de ballet ¡talentosa y famosa! Y si a eso le añadimos que fuimos al cine con ella, parece un cuento de hadas como los que ella representa sobre el escenario. Greta Elizondo, solista de la Compañía Nacional de Danza convivió con nosotros y con sus fans en la sala VIP de Cinépolis, Plaza Carso, donde la cartelera ofreció la función especial: “The Sleeping Beauty” con el Ballet Bolshoi.

©Greta Elizondo.

©Greta Elizondo.

Un domingo soñado

Pero no fue un acto de presencia y ya. Greta nos presentó a Gaby su mamá, se tomó fotos con todos los asistentes a la sala, dio autógrafos y escuchó a otras niñas bailarinas contar su experiencia en el ballet. Bebimos jugo de naranja en copas, probamos bocadillos y nos contó como si de una clase de historia del ballet se tratara, la trayectoria del Ballet Bolshoi para dar paso a una exquisita función de “La Bella Durmiente”, como contenido alternativo de Cinépolis.

“Tuve la oportunidad de ver a los bailarines de la Compañía del Ballet Bolshoi, en Rusia, y es increíble, la conexión del público con los bailarines es como si estuvieras en un estadio de futbol, pero en el teatro. El público es muy efusivo. La Bella Durmiente se estrenó en 1890, en San Petersburgo, en el Mariinsky. Para mí es un ballet muy especial, una joya del repertorio clásico. Me encantaría interpretar ese papel”.

“Nosotros, la Compañía Nacional de Danza, presentamos La Bella Durmiente en el Castillo de Chapultepec. Me tocó bailar dos años. Y mi primer papel con la Compañía fue el de Caperucita Roja, en ese momento se me hacía tan difícil. Todo tiene su dificultad. El virtuosismo es importante en toda la coreografía pero lo que más importa es lo que el bailarín está sintiendo, la historia que está llevando. Con ‘Aurora’ notemos la sutileza con la que todo tiene que pasar”, Greta.

Top News.

Top News.

Greta eligió para este día un vestido corto con vuelo y escote en la espalda, en tono verde olivo a juego con sus ojos claros y la tela a tono con los movimientos finos y el porte que la delatan como bailarina al caminar.

“Es perfecta”, murmuraban sus seguidoras de redes sociales, a quienes invitó desde su cuenta de Instagram, plataforma que le ha dado la oportunidad de mostrar su vida como mujer, como mexicana y como amante de la danza y los viajes.

Top News.

Top News.

Top News.

Top News.

Top News.

Top News.

 

Greta nació en Monterrey, tres días después de que su mamá Gaby García tomara una clase de ballet, nos cuentan entre risas. “Mi mamá es amante de la danza y me llevó a los 8 años a mi primera clase”. Estudié con maestras rusas y conseguí una beca para seguir preparándome en Estados Unidos.

“No hay un momento que determinará cómo decidí ser bailarina. El ballet, cada vez me fue envolviendo más y más. A los 11 años yo tenía que ser bailarina profesional. Pienso en esas épocas, en que no sabía que iba a suceder así, y estoy feliz. Mi momento más feliz es cuando me contrataron en la Compañía. El ballet en México va cada vez mejor, pero se necesita que todo el mundo lo apoye. Tenemos muy buena Compañía y otras Compañías en otras ciudades y hay que fomentarlo”.

©Greta Elizondo

©Greta Elizondo.

En voz de Greta Elizondo, quien nos descubrió su alma

Primer rol principal y favorito: Odette en el Lago de los Cisnes.

Cuando salgo al escenario no soy yo, intento ser el personaje y me dejo llevar por la música, envuelta por esa burbuja que es el escenario.

Receta para vencer a los nervios: Los nervios no se pueden vencer, hay que controlarlos. He aprendido a canalizarlos de una forma que me ayuden a bailar. Cuando estoy a punto de salir, siento el corazón fuerte, y pienso que deben hacerme sentir feliz, emocionada y para dar lo mejor de mí.

Hay que tener disciplina y que no te importe lo que las personas piensen sobre tu sueño, porque siempre habrá personas que piensan de forma negativa y que tratan de influenciarte. Tienes que estar muy concentrado si eso es lo que quieres, es la única forma. Mi propia maestra me cuestionaba. Mucha gente pensaba que estar bailando era un juego o simplemente no me entendían.

¿Hay que tener una conducta intachable, no ir a fiesta, no beber, no fumar?: Somos humanos y existen los errores. Obviamente hay que tener mucha disciplina. El ballet es antes que nada y te tienes que dedicar a tu carrera al cien por ciento; y si eso implica no poder ir a una fiesta, tienes que pensar qué es lo prioritario.

Podemos llegar a ser demasiado perfeccionistas. Un día o un ensayo malo te deja pensando que no eres bueno. En esos momentos recuerdo el dicho: “Mal ensayo, buena función”. Me cuesta pero tienes que seguir adelante seguir la meta.

Inspiración: Me inspira la gente que hace lo que quiere con pasión, ver el arte, las cosas bellas.

©Greta Elizondo.

©Greta Elizondo.

Greta siempre cambia de cosas favoritas

“En vacaciones, me encanta viajar, me gusta mucho leer y me encanta no hacer nada, ir de shopping, ver Netflix y descansar.

La danza abarca mucho de mi tiempo

Trabajamos de 10 de la mañana a 4 de la tarde, de lunes a sábado. Voy a hacer pilates a las 8 de la mañana, hago calentamiento a las 9 en la Compañía. A las 4 de la tarde hay que hacer terapia para los músculos. Como en casa, repaso las coreografías y los personajes. Si tenemos función, vamos a Bellas Artes.

Si no hubiera sido bailarina: No sé tengo muchos pensamientos, diseñadora industrial o gráfica o el patinaje artístico.

El ballet y la tecnología: Últimamente han estado haciendo presentaciones de danza contemporánea con luces y escenografías digitales. En el ballet clásico no sé cómo se podría aplicar hay que preservar la esencia de lo clásico.

©Greta Elizondo.

©Greta Elizondo.

 

Sigue sus pasos:

“Hay muchos días en los que parece que mi vida es perfecta, pero la vida como bailarina es cansada físicamente y psicológicamente, pero todas las personas que disfrutan mis fotos en las redes sociales, me motivan a seguir bailando. Me da gusto poder transmitir que somos personas”.

Blog: www.anotherpointe.com

Facebook: Bolshoi Ballet in the US

Twitter: @anotherpointe

Instagram: @GretaElizondo

@BolshoiBalletinCinema

Música: Pyotr Ilyich Tchaikovsky

Coreografía: Yuri Grigorovich

Libreto: Ivan Vsevolozhsky y Marius Petipa

Reparto: The Bolshoi Ballet.