Existen grandes diferencias en cómo los adolescentes ricos y los de escasos recursos pasan el tiempo navegando, según un reporte de la OCDE.

Ambos gastan la misma cantidad de tiempo, pero es lo que pasan haciendo y no las horas lo que interesaba a -o bien, demostró- esta investigación.

Los más favorecidos, usan Internet para buscar información y leer noticias más que chatear o jugar videojuegos como hacen los que están en desventaja de recursos.

Para la investigación, se tomó en cuenta a adolescentes de 42 países, estudiantes de secundaria.

En el año 2012, los estudiantes en desventaja pasaron más tiempo en línea que sus compañeros más ricos.

OCDE.

OCDE.

 

En cinco países nórdicos, así como en Hong Kong, los Países Bajos y Suiza, más del 98% de los adolescentes desfavorecidos tienen acceso a Internet en casa.

En algunos países de bajos y medianos recursos, los adolescentes más desfavorecidos sólo acceden a Internet en la escuela. Esto se aplica a un 50% de los estudiantes en Turquía, 45% en México, 40% en Jordania y el 38% en Chile y Costa Rica.

En todos los países (de esta investigación), lo que los estudiantes hacen en las computadoras: como por ejemplo, usar el correo electrónico o leer noticias, está directamente relacionado con su “estatus socioeconómico” con la desigualdad, incluso en países en los que todos los jóvenes tienen fácil acceso a Internet.

“La igualdad de acceso sí implica la igualdad de oportunidades”. Si bien cualquier persona puede utilizar Internet para aprender sobre el mundo, mejorar sus habilidades o solicitar un trabajo bien pagado, los estudiantes de escasos recursos tienen menos probabilidades de ser conscientes de las oportunidades que ofrece la tecnología digital.

“Puede que no tengan los conocimientos o habilidades necesarias para convertir las oportunidades en línea en oportunidades reales”, señala el informe.

Estas formas de navegar en Internet están fuertemente relacionadas con su rendimiento académico.

¿Desigualdad digital?

“Asegurar que cada niño alcance un nivel básico de competencia en lectura hará mucho para crear igualdad de oportunidades en un mundo digital que va a expandir el acceso a los dispositivos y servicios de alta tecnología”.