Por Omar Rodríguez, colaborador invitado de MPH.

Estoy en la enigmática ciudad de Israel y desde aquí te escribo para contarte lo que veo y siento.

…Cuando supe que visitaría Israel, no lo tomé de la mejor manera posible ya que siempre hemos escuchado que es un lugar con guerrillas, presencia militar y conflictos religiosos, sin embargo, y sin tener otras opciones, viajé con la mente abierta hacia la Ciudad de Tel Aviv.

Luego de tener algunos contratiempos con migración en Israel, por fin salí a conocer la ciudad. Tel Aviv es la ciudad más grande de Israel, está junto a la playa; es una ciudad con mucho movimiento como cualquier otra, con variedad de restaurantes, oficinas, enormes rascacielos, hoteles y sitios de espectáculos. Hasta este momento no había encontrado nada que me sorprendiera, era una gran ciudad con la vida típica que se puede encontrar en cualquier otra gran ciudad.

Nahariya / Omar Rodríguez.

Nahariya / Omar Rodríguez.

Al siguiente día viajé a la ciudad de Nahariya, a 2 kilómetros de la frontera norte de Israel, muy cerca de Líbano, una pequeña, pero muy pintoresca ciudad a la orilla de la playa donde quisieras entrar a todos sus restaurantes, desde aquel que ofrece comida local hasta el típico “Sport Bar” donde puedes pedir una hamburguesa, alitas y ver algún partido de tu deporte favorito.

En la playa, hay varios “Pubs”, para pasar tiempo a la orilla del Mediterráneo, es una experiencia que nadie se debería de perder

Haifa / Omar Rodríguez.

Haifa / Omar Rodríguez.

Muy cerca de ahí se puede visitar la ciudad de Haifa, una ciudad con mucha influencia Europea en su arquitectura, ya que esa ciudad era un puerto de entrada para los caballeros medievales en la época de las Cruzadas; de hecho, comí en uno de los restaurantes más antiguos de la ciudad, donde el principal atractivo es comer dentro de uno de los túneles subterráneos que usaban los caballeros medievales para atravesar la ciudad. Está ambientado como en aquella época, además comemos sentados en el suelo con varios cojines y frente a una mesa repleta de comida tradicional: Hummus, Kebab o Sharwarma, por ejemplo. Esta ciudad es el centro de la religión Bahai, ahí se encuentra el templo principal rodeado de sus hermosos jardines colgantes.

Omar Rodríguez.

Omar Rodríguez.

Un poco más lejos de Nahariya se encuentra el Mar Muerto, una de las mayores atracciones de la zona. El lugar es muy famoso por la peculiaridad que tiene el agua, hagas lo que hagas en el agua, siempre te mantendrás a flote, esto debido a la cantidad de minerales naturales que tiene el lugar; por cierto, por ningún motivo pruebes el agua del Mar Muerto, ni te rasures antes de ir; a mí nadie me hizo estas recomendaciones, y lo tuve que aprender a la mala. ¡Han quedado advertidos!

Omar Rodríguez.

Omar Rodríguez.

El Río Jordán es un lugar muy enigmático por razones que mucha gente con un mínimo de acercamiento religioso sabrá, pero como un simple turista debo hacer la siguiente recomendación, si no quieres gastar una cantidad impresionante de dinero en ‘souvenirs’, mejor evita el lugar, el precio por entrar al río y para que realicen una ceremonia que no dura más de 15 minutos, es muy alto; además también te venden botellas de plástico para que puedas llevarte agua del río. Todo ese misticismo del lugar desaparece cuando algunos de los habitantes que me acompañaron hicieron el comentario de que en ocasiones el río baja de nivel, pero tienen un tanque de almacenamiento de agua enorme cerca de ahí y bombean agua al río para que nunca se detenga la afluencia de gente. Al fin y al cabo atracción turística y negocio.

Omar Rodríguez.

Omar Rodríguez.

Por fin tocó el turno de la zona de Jerusalén, la primera parada fue en el monte de los olivos donde pudimos tener una panorámica impresionante de la ciudad antigua de Jerusalén, que se encuentra en una montaña justo frente a donde nos encontrábamos, además de poder montar un camello y comprar recuerdos en las tiendas locales.

Llegué por fin a la entrada de la ciudad antigua de Jerusalén y la energía que se siente en el lugar es increíble, la mezcla de culturas está presente en todos lados…

Puedes mirar a musulmanes, judíos y católicos cruzando por las calles y dirigiéndose a sus respectivos lugares de oración, de los cuales existen bastantes dentro de las murallas de la ciudad. Un punto obligado para visitar es el Santo Sepulcro que es un santuario religioso del cristianismo donde se dice que se llevó a cabo la crucifixión, entierro y resurrección de Cristo, de hecho hay un altar sobre el lugar exacto donde se supone fue erigida la cruz, una plancha de mármol donde dicen que después de bajar el cuerpo de Cristo lo colocaron para limpiarlo y también está la “cueva” donde metieron su cuerpo.

Dentro de la misma ciudad vieja se encuentra uno de los mercados más grandes de la zona donde venden comida callejera, recuerdos tallados, especias, ropa tejida, entre muchos otros productos tradicionales. Otro de los puntos que se deben visitar dentro de esta ciudad es el famoso Muro de los Lamentos “el lugar más sagrado del judaísmo”, al entrar a la zona del muro, lo primero que tienes que hacer como turista es taparte la cabeza de alguna forma, con una gorra o un sombrero, si no tienes, en la explanada puedes tomar un “kipá” de un contenedor, usarlo mientras estás ahí y posteriormente depositarlo en el mismo lugar. Una vez que puedes pasar a la zona del Muro, hombres y mujeres deben dividirse, hombres a la izquierda y mujeres a la derecha, ya ahí la mayoría de la gente empieza a orar y muchos escriben algún deseo o promesa o solicitud en un papel y lo colocan en las comisuras del muro.

Omar Rodríguez.

Omar Rodríguez.

Omar Rodríguez.

Omar Rodríguez.

El último día fui a la Ciudad de Akko, conocida por nosotros como la Ciudad de Acre, o como se le conoció en la tercera Cruzada, San Juan de Acre, siendo reconocida como una de las ciudades más antiguas del mundo, lo primero que pude ver fue el fuerte y la torre de Acre, ese lugar era el punto de llegada de los cruzados en la edad antigua, de hecho hay un recorrido por los túneles subterráneos de la ciudad donde se pueden recorrer algunos de ellos.

En fin es lugar donde puedes disfrutar de muchas cosas desde lugares históricos, viajes en velero, ir de compras a grandes centros comerciales o simplemente disfrutar de la tranquilidad de la playa.

Cuéntanos a dónde viajas tú, escríbenos.