Por Karol Larios, 11 años.

Regresar a la Ciudad de México en vacaciones es la onda, porque paseamos con nuestros primos y primas, y mis tías, ¡hasta que nos duelan los pies o nos caigamos de sueño!

Apenas, recorrimos el Monumento a la Revolución y moríamos de vértigo en las escaleras, no podíamos bajar, ja, ja, ja, ja. Me impresioné al ver las tumbas de los presidentes y la vista de la Ciudad fue muy hermosa. Cuando subí por el elevador me dio un poco de miedo la altura y sentí lo mismo al bajar por las escaleras. ¿Te atreverías?

Aquí estoy con mi hermanita Vera que tiene 9 años. En este link puedes leer más para planear tu visita al Monumento a la Revolución.

Cortesía: Familia Larios Sánchez.

Cortesía: Familia Larios Sánchez.

Aprovechamos que hicieron por primera vez una réplica de la Capilla Sixtina para darnos una idea de cómo es en realidad la del Vaticano y porque mi mamá Marcela quería ir. Nos gustaron las pinturas y lo que enseñan de la Biblia. Quedé muy impresionado de ver cómo Miguel Ángel Buonarroti logró ese arte con su equipo de trabajo.
Te traje un dato curioso: Trabajaron cien personas durante un año para lograr esta reproducción.
No podemos tomar fotos, pero esta imagen la tomé de su web para que te animes a ir: Sixtina en México.
Capilla Sixtina en México.

Capilla Sixtina en México.

Cada vez que podemos, vamos al Museo Frida Kahlo, esta vez nos acompañó mi prima Samantha y mi mamá nos tomó muchas fotos a los tres, por eso ella no sale.
Me gustó ver su arte original y me impresionó que aunque han pasado muchos años, todavía existan sus obras. La parte que me dio un poco de dolor fue cuando vi los yesos que usaba, algunos estaban pintados con pincel.
También vi sus vestidos, estaban muy bonitos. En su estudio, donde Frida pintaba había una silla de ruedas. Nunca dejó de pintar a pesar de que estaba enferma.
Cortesía: Familia Larios Sánchez.

Cortesía: Familia Larios Sánchez.

Te dejó el sitio web del Museo Frida Kahlo, recuerda que no abren los lunes.