“Solo se aprende lo que emociona.

Solo se enseña lo que seduce”

Así leemos tan solo al entrar el sitio web del autor del libro “Aprendo porque quiero”, el docente Juanjo Vergara. Él está convencido de que “calificar no es evaluar, calificar es etiquetar, evaluar es reflexionar”, y de que “calificar es el resultado de medir el cumplimiento de determinados objetivos que nos planteamos como docentes”.

A sus alumnos, les dicta las preguntas del examen con varias semanas de anticipación para que reflexionen y que “memoricen algún conocimiento en particular”, menciona en su blog

“Los exámenes generan estrés y reproducen un aburrido modelo de organización del aula que escenifica relaciones de poder injustificadas entre alumnado y los docentes”.

El especialista en educación afirma que “evaluar debe ser un proceso de reflexión que permita dar sentido a lo aprendido”.

image