Atreverse a quitarse los zapatos no es cosa que nos agrade pero con estos pares tan curiosos, seguro provocaríamos la sonrisa de más de un amigo o familiar.

Gil y Humberto tuvieron la idea de crear la marca inglesa ChattyFeet, de estos calcetines tan curiosos. Se les ocurrió al estar imaginando, ¿qué pasaría si los calcetines hablaran?

Ahora, más de 10 ilustradores trabajan con ellos para diseñar personajes que gusten a los clientes. “Queríamos inyectar vida a las personas”, dicen.

Comenzaron diseñando solo para adultos, pero ahora ya tienen 20 diseños también para niños.