§ Invitada: Patricia Cordero §

Viajar no sólo te permite conocer el mundo. También te deja conocerte a ti mismo.

Cuando viajas, sabes que el mundo no es tan grande como lo pintan los mapas; que habrá idiomas que no entiendas, pero que una sonrisa siempre ayuda, y que tienes que probar todo lo que quieras y puedas porque, quién sabe cuándo puedas volver a ese lugar.

He viajado sola por varias ciudades y países y, aunque hay quienes me dicen que se requiere mucho valor, creo que más bien se trata de saber que la vida es un viaje y que hay que disfrutarla cada día, en cada oportunidad.

Emoción a mil por hora

La emoción de viajar comienza desde que eliges el destino. Entonces hay que buscar el transporte adecuado, un hotel cercano a los lugares que se deseas conocer y planear un itinerario para recorrer distintas ciudades o países en el tiempo que destinas a la travesía.

Lo mejor será disfrutar desde ese momento de la planeación hasta que vuelves a casa y duermes de nuevo en tu cama, después de pasar días lejos de ella.

¿A qué lugares te gustaría viajar? La mente es poderosa y puedes hacer planes y anotarlos para cuando tengas la oportunidad de elegir.

Cuéntame: noticias@nfkteens.com